Home / Para tu Vida / Una luz que brilla

Una luz que brilla

“Yo soy la luz del mundo. Si ustedes me siguen, no tendrán que andar en la oscuridad porque tendrán la luz que lleva a la vida”, dijo Jesús a sus discípulos. Cada hijo de Dios recibió “la luz de la vida” (Juan 8:12). Es “luz en el Señor” (Efesios 5:8). Al igual que una lámpara que es colocada para iluminar toda la habitación, el cristiano puede hacer brillar a su alrededor un poco de esta luz que él mismo recibe de Cristo.

¿Mi luz brilla primeramente para “todos los que están en casa”? (Mateo 5:15). Es en mi entorno, en mi propia familia donde debería mostrar primeramente el fruto de la luz, que “es en toda bondad, justicia y verdad” (Efesios 5:9), tratando de agradar al Señor.

También tengo que rendir testimonio ante los hombres. Dios invita a todos los cristianos a brillar: “brillen como luces radiantes en un mundo lleno de gente perversa y corrupta” (Filipenses 2:15-16).

Pero, ¿cómo puedo pensar en hacer brillar la luz en este mundo si yo mismo no he ido a la fuente de la luz? Ella está en Jesús: “Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo” (Juan 1:9). Solo la fe en él puede llevarme a confesar mis pecados, a hacerme pasar “de las tinieblas a su luz admirable” (1 Pedro 2:9).

Tomado de: Labuenasemilla.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat