Home / Para tu Vida / La nostalgia

La nostalgia

Pero me concentro únicamente en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús. Filipenses 3:13-14

«En otros tiempos»… A menudo esta expresión viene a nuestra mente cuando recordamos con nostalgia nuestra juventud o tiempos menos difíciles. Asaf habla así al principio del Salmo 77: “Consideraba los días desde el principio, los años de los siglos”. Pero esta mirada hacia atrás, a los días felices, no le aportaba ningún consuelo; estaba agitado, desanimado, y se lamentaba. Incluso llegó a dudar de la bondad de Dios.

Repentinamente se dio cuenta de que esa actitud no era buena, que era una debilidad de su parte; entonces sus pensamientos cambiaron de orientación (v. 10). En vez de encerrarse en la nostalgia se puso a reflexionar sobre lo que Dios hizo: “Sí, haré yo memoria de tus maravillas antiguas”. La atmósfera cambió inmediatamente; y la continuación del salmo está llena de serenidad. Asaf terminó mencionando a Moisés y a Aarón, los cuales dirigen nuestros pensamientos hacia Cristo, de quien son una figura: Jefe de la fe, cabeza de la Iglesia, en quien tenemos todos nuestros recursos.

Sigamos el ejemplo de Asaf. No evoquemos nuestro pasado con tristeza y nostalgia, sino consideremos más bien lo que Dios hizo por nosotros. Él nos hará descubrir cómo nos sostuvo y protegió, cuánta paciencia, gracia y perdón manifestó hacia nosotros. Entonces nuestra tristeza se cambiará en gozo, en confianza, en alabanza, y podremos proseguir nuestro camino con los ojos puestos en Cristo.

Nunca digas: ¿Cuál es la causa de que los tiempos pasados fueron mejores que estos? Porque nunca de esto preguntarás con sabiduría. Eclesiastés 7:10

Tomado de: labuenasemilla.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat