Home / Para tu Vida / Autopistas de la información

Autopistas de la información

Con el desarrollo del Internet, la información circula por todo el mundo a una velocidad prodigiosa. Con un par de clics obtenemos casi todo lo que estamos buscando, vemos las imágenes más diversas, desde las más serias hasta las más horrorosas. Las redes empleadas llevan bien el nombre que a veces se les atribuye: autopistas de la información.

En las autopistas la circulación es fácil, rápida, pero a veces peligrosa, pues el adormecimiento del conductor a menudo es la causa de accidentes mortales. De igual manera, el uso del Internet, útil si está bien controlado, puede volverse un vicio y contaminar nuestra vida. El primer peligro es dejarnos arrastrar y ver páginas que moralmente son peligrosas. Además, todos hemos pasado por la experiencia de estar sentados ante la pantalla e ir visitando páginas interesantes sin darnos cuenta de que el tiempo se nos va. Nuestro tiempo y nuestra capacidad para recibir la información son limitados. Si nos dejamos invadir por todo tipo de informaciones y distracciones, ¿qué lugar quedará para las realidades de la fe? ¿Qué tiempo dejaremos a la Palabra de Dios para que esta se implante en nosotros?

La seguridad vial nos recuerda que la atención es necesaria, y que esta disminuye con el tiempo y el cansancio. Seamos sobrios y cerremos lo más posible esta ventana que da al mundo (ordenador, teléfono móvil, etc.), a fin de consagrar más tiempo a “las cosas de arriba”. Si los riesgos son grandes para los adultos, cuánto más para nuestros hijos.

Tomado de: labuenasemilla.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat