Home / Para tu Vida / ¿Aún miras el Pasado?

¿Aún miras el Pasado?

Hay cargas que no compartimos con nadie y son las más pesadas porque generalmente son pecados que guardamos en nuestra memoria sin confesarlos a Dios o alguien más. Si a las preocupaciones cotidianas de la vida añadimos las de esas faltas pasadas, la carga será demasiado pesada. Solo mediante la confesión podemos ser liberados de tal peso.

Todo pecado va contra Dios y debemos confesárselo. Las faltas cometidas contra una persona igualmente deben ser confesadas en privado a aquel a quien hemos ofendido.
Sin embargo, no es bueno que un sentimiento excesivo de culpabilidad nos lleve a confesar en público aquello que solo debería ser confesado a Dios o a la persona con la que nos hemos equivocado.
Debemos aprender a confiar que cuando le pedimos perdón a Dios, él nos perdona: “Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones.” (Hebreos 10:17).

Por supuesto, nuestra mente no deja de funcionar, pero a través del perdón, Dios nos da la oportunidad de no volver a las faltas del pasado, pues él nos ayuda a que nuestros pensamientos ya no nos señalen sino que podamos vivir en libertad.

“¡Oh, qué alegría para aquellos a quienes se les perdona la desobediencia, a quienes se les cubre su pecado! Sí, ¡qué alegría para aquellos a quienes el SEÑOR les borró la culpa de su cuenta, los que llevan una vida de total transparencia!” (Salmo 32:1-2).

WhatsApp chat