-   OR   -

Home / Para tu Vida / Él está hablando

Él está hablando

Escuchamos muchas voces en el mundo que se difunden por el entorno o los medios de comunicación. Dios también nos está hablando, lo hace por las circunstancias que nos llevan a pensar en Él y en su poder actuando en nuestras vidas.

Sin embargo ¿Como asegurarnos que es Dios quien nos habla? La Biblia dice en Lamentaciones 3:37 “¿Quién puede ordenar que algo suceda sin permiso del Señor?” Según esto no hay nada que ocurra por casualidad ¡Dios nos habla claramente a través de las situaciones de nuestra vida!

Además, la creación tan bien coordinada es la primera tarjeta de presentación de Aquel que nos llamó a la vida. Mediante la extraordinaria variedad de formas, colores y sonidos,  Dios nos muestra de manera evidente su inteligencia, poder, amor y delicadeza.

Así mismo, la voz de Dios se hace todavía más clara a través de Jesús. En Él, Dios se manifiesta como hombre, para estar cerca de nosotros. Jesús, a pesar de todo su poder multiplicando los panes y sanando enfermos, caminaba cerca a los hombres. Su objetivo no era sacarnos de nuestra condición humana, sino darse a conocer a nosotros como un Dios que nos ama y por eso nos ofrece su perdón a pesar de nuestros errores. “Pues Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando más en cuenta el pecado de la gente. Y nos dio a nosotros este maravilloso mensaje de reconciliación.” 2 Corintios 2:19

Pero Dios nos dejó su palabra, la Biblia es otra manera usada por Él para darse a conocer. Nos muestra quiénes somos y el valor que nuestra vida tiene para Dios.

La Biblia no es un libro como los demás. Cada texto habla de un Dios que se comunica con su creación. Cuyo deso es escuchar y ayudar a los hombres y que pudo preservar su Palabra a pesar de todos los esfuerzos de quienes quisieron hacerla callar o desaparecer a lo largo de los siglos.

El Dios de la Biblia también es el Dios Salvador,  el mismo que caminó sobre la tierra tomando forma de hombre y el que ahora habita en nuestros corazones como espiritu, hablándonos sobre su poder y amor por nosotros. Él está esperando a que nos acerquemos confiadamente a Su presencia.

 

Fuente: La Buena Semilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Requerido